Los radiadores, traen un depósito de recuperación, la función de este depósito consiste en recibir el agua que el radiador expulsa cuando el sistema se calienta y lo recupera cuando se enfría, si no tuviera este depósito el agua se perdería y tendríamos que estar reponiéndolo constantemente.

El tapón del depósito de recuperación similar al de esta ilustración; debe tener un orificio, que permita la respiración del depósito; igualmente el tubo o popote, debe permanecer siempre con el extremo inferior cubierto de agua o coolant. Es importante ponerle cuidado, a este depósito, pues un mal funcionamiento, debido a roturas, o goteras puede originar u sobrecalentamiento del motor.

La explicación es la siguiente: cuando el agua se calienta aumenta su volumen; este exceso de volumen se traslada hacia el depósito de recuperación; Luego, cuando el agua se enfría se forma un vacio en el sistema de enfriamiento; este vacío absorbe, o succiona el agua que se encuentra en el depósito de recuperación; cumpliéndose así; el recorrido constante del agua o refrigerante. Por ello es importante reparar cualquier filtración de agua; ya que esto daría lugar a que el sistema pierda vacio [succionando aire]; lo que daría como consecuencia, mal funcionamiento del sistema de recuperación.